viernes, 6 de febrero de 2009

Ni "error", ni "exceso". Un "accidente" de la dictadura.












Yo sé qu'en el pago me tienen idea
porque a los que mandan no les cabresteo;
porque dispreciando las güeyas ajenas
sé abrirme caminos pa dir ande quiero.


Porque no me han visto lamber la coyunda
ni andar hocicando p'hacerme de un peso,
y saben de sobra que soy duro'e boca
y no me asujeta ni un freno mulero.


Porque cuando tengo que cantar verdades,
las canto derecho nomás, a lo macho,
aunq'esas verdades amuestren bicheras
ande naide creiba que hubiera gusanos.


Porque al copetudo de riñón cubierto
pa quien n'usa leyes ningún comisario-
lo trato lo mesmo que al que sólo tiene
chiripá de bolsa pa taparse'l rabo.


Porque no m'enyenan con cuatro mentiras
los maracanases que vienen del pueblo
a elogiar divisas ya desmerecidas
y'hacernos promesas que nunca cumplieron.


Porque cuando truje mi china pal rancho
me olvidé que hay jueces p'hacer casamientos,
y que nada vale la mujer más güena
si su hombre por eya no ha pagao derecho.


Porque a mis gurises los he criao infieles
aunqu'el cura grite qu'irán al infierno,
y digo ande cuadre que pa nada sirven
los que sólo viven pirichando el cielo.


Porque aunque no tengo ni en qué cáirme muerto
soy más rico qu'esos que agrandan sus campos
pagando en sancochos de tumba reseca
al pobre pión, qu'echa los bofes cinchando.


¡Por eso en el pago me tienen idea!
¡Porqu'entre los ceibos estorba un quebracho!
¡Porque a tuitos eyos les han puesto marca
y tienen envidia de verme orejano!


¿Y a mí qué m'importa?
¡Soy chúcaro y libre!
¡No sigo a caudiyos ni en leyes me atraco!
¡Y voy por los rumbos clariados de mi antojo
y a naides preciso pa ser mi baquiano!

2 comentarios:

Yosif_Vissarionovich dijo...

Si es por poemas te mando uno, que cuenta de una "abuela" que se comió un pendejo sin saber los puntos que calzaba el niño. Y de paso sabremos cuan democrático sos

LA ABUELA QUE SE COMIO AL PENDEJO

Estella viene cantando
Al calor de la mañana
Fuego dorado le corre
Al centro de sus entrañas
Sonrisa pícara alumbra
El frunce de su entrecejo
Si todo se le da bien
Se comerá un pendejo

De rubios cabellos de ángel
Celestes los ojos bellos
Erguido el porte y la cara
Que habla de mares y cielos

Estella, dentro del cuerpo
El fuego te hace reflejos,
Mientras le vas contando
La trama de tus manejos
Él muy atento te escucha
Y hasta te pide consejos.
Y solo te importa que ya
Te lo has comido al pendejo

De rubios cabellos de ángel
Celestes los ojos bellos
Erguido el porte y la cara
Que habla de mares y cielos


Te lleva loca la vida
Con ese brioso potrillo
Mientras la sábanas vuelan
Y se te apagan los gritos
Una voz dice en la sombra
Como si fuera el destino:
“cuanto dolor causarás
Por comerte a Gustavo Niño”

De rubios cabellos de ángel
Celestes los ojos bellos
Erguido el porte y la cara
Que habla de mares y cielos

Yosif Vissarionovich Dugashvili

Anónimo dijo...

El mejor antídoto contra "ustedes", es dejarlos decir. Son su peor propaganda.
El pez...